Guía para exportar

PLAN DE EXPORTACIÓN

El objetivo de una operación de comercio internacional es obtener resultados óptimos para las partes vendedora y compradora. Para ello, resulta imprescindible disponer de algunos requisitos, como son:

  • Información suficiente sobre el mercado de destino.
  • Conocimiento de los clientes objetivos.
  • Un plan de exportación.

Se puede disponer de información de los mercados de destino y de los clientes potenciales a través de los organismos de comercio exterior que existen en todos los países, encargados de promover sus relaciones económicas internacionales.

Estas informaciones son básicas para elaborar un plan de exportación.

Este plan ha de contener, entre otros elementos:

  • Propuesta de valor.
  • Enumeración de las ventajas competitivas.
  • Planificación de la gestión
  • Previsiones de financiación.
  • Política de precios.
  • Sistemas de cobro.
  • Protección contra las fluctuaciones de los tipos de cambio.

Tipos de seguro.

  • Planificación global del proceso logístico.
  • Regla Incoterms que debe aplicarse.
  • Posibilidad de realizar operaciones triangulares.

El plan de exportación también debe incluir las regulaciones sobre el producto en el país de destino:

  • Posibles barreras
  • Imposiciones arancelarias.
  • Si es objeto de cuotas o restricciones.
  • Documentación especial que deba aportarse.
  • Normativas sobre etiquetaje de envases o embalajes.
  • Posibles costos logísticos adicionales en el país de destino.

Finalmente, el plan de exportación debe referirse a las posibles diferencias culturales que puedan existir entre los países de las empresas vendedora y compradora, y que deben tenerse en cuenta en el proceso de negociación del contrato de compraventa internacional.

 

Cargo Flores es el operador logístico internacional que puede contribuir a elaborar su plan de exportación, aportando nuestra experiencia en operaciones de comercio exterior y asesorando sobre la planificación integral del proceso logístico que hará llegar la mercancía a su destino.

CONTRATO DE COMPRAVENTA INTERNACIONAL

Las operaciones de comercio internacional deben sustentarse en documentos que eviten posibles controversias y ofrezcan garantía comercial y jurídica a las partes que los suscriben.

En primer lugar, debe existir una oferta comercial previa de la parte vendedora, y que esta sea aceptada por la compradora para formalizar finalmente el contrato de compraventa.

Existen modelos de contrato de la Cámara de Comercio Internacional para los diferentes tipos de mercancía y circunstancias.

En todos los casos, en el contrato deben figurar el conjunto de circunstancias de la operación:

  •  Identificación de las partes que intervienen en la compraventa.
  •  Objeto del contrato y descripción de las mercancías.
  •  Precio, medios y plazo de pago, posibles incumplimientos, impuestos, tasas y aranceles, etc.
  •  Fecha y lugar de entrega, tipo de transporte, seguros y garantías.
  •  Condiciones de envío y entrega, con indicación de la regla Incoterms que se acuerde.
  •  Documentos comerciales y financieros requeridos por la parte compradora.

MEDIOS DE PAGO

En función de la relación de confianza que exista entre las partes vendedora y compradora, del riesgo comercial de la operación y del riesgo de país desde donde se emitirá el pago, en el contrato de compraventa se puede pactar un medio de pago con mayores o menores garantías.

El riesgo de impago puede soslayarse por la parte vendedora mediante estos sistemas:

  • Pago por adelantado.
  • Contratando una póliza de seguro.
  • Un medio de pago con garantías bancarias.

Medios de pago simples:

  •  Cheque personal.
  •  Cheque bancario.
  •  Orden de pago simple y documentaria.
  •  Remesa simple.

Medios de pago documentarios:

  •  Remesa documentaria. Se trata de un pago contra la presentación de una serie de documentos y puede ser a la vista o a plazo.
  •  Crédito documentario. Es el modo de pago que otorga mayor seguridad a las partes. Si en el momento pactado la parte compradora no dispusiese del importe acordado, el banco de la importadora hará el pago, siempre que se haya cumplido el condicionado impuesto por la carta de crédito.

TRAMITACIÓN ADUANERA

La función de la aduana es controlar la entrada y salida de mercancías de un país, autorizar o denegar las exportaciones e importaciones y los tránsitos de mercancías. No obstante, se ha de tener en cuenta que entre los países de la Unión Europea existe la libre circulación de personas y mercancías en un régimen aduanero común.

En la exportación, la aduana realiza el despacho de las mercancías según la documentación que aporta el representante aduanero junto al documento único administrativo (DUA), y recauda los impuestos y tasas que correspondan.

En el momento de exportar o importar una mercancía, sus posibles destinos aduaneros son:

  •  Inclusión en un régimen aduanero.
  •  Introducción en una zona franca o un depósito franco.
  •  Reexportación fuera del territorio aduanero.
  •  Destrucción.
  •  Abandono en beneficio del erario público.

A su vez, una mercancía puede acogerse a un régimen aduanero económico. Se pueden diferenciar los regímenes aduaneros siguientes:

  •  Libre práctica.
  •  Tránsito.
  •  Depósito: aduanero o distinto del aduanero, almacén de depósito temporal y locales autorizados para mercancías declaradas de exportación.
  •  Perfeccionamiento activo o pasivo.
  •  Exportación temporal o definitiva.
  •  Importación temporal.
  •  Transformación bajo control aduanero.

Nuestro departamento propio de representación aduanera, Fernando Flores Barcelona, asesora a la empresa exportadora respecto a:

  •  Los destinos y regímenes aduaneros que se correspondan con cada operación.
  • Documentación que debe presentarse en la aduana de exportación o, en su caso, en la del país de destino.
  •  Prever posibles inspecciones documentales o físicas de la mercancía que puedan provocar retrasos.
  •  Conveniencia de que el despacho aduanero en el país de destino corra a cargo de la empresa importadora.

DOCUMENTOS PARA LA EXPORTACIÓN

Junto al documento único administrativo (DUA), según la operación y el tipo de mercancías exportadas, los documentos que generalmente deben presentarse para el despacho aduanero de exportación son:

  •  Factura comercial.
  •  Exportaciones a países con convenio preferencial:
    •  En función del origen y país de destino: EUR-1, ATR y, excepcionalmente, FORM A.
    •  La factura debe indicar el número de exportador autorizado (en cuyo caso no es necesario el EUR-1).
    •  En el caso de valores inferiores a 6.000 €, siempre que se indique la cláusula: “The exporter of the products covered by this document, declares that, excep twhere other wiseclear lyindicated, these products are of European Preferential Origin”, tampoco se necesita EUR-1.
  •  Exportaciones al resto de países: certificado de origen emitido por una cámara de comercio, si lo exige el comprador.
  •  Mercancías restringidas: licencia o autorización de exportación, o autorización de contingente
  •  Mercancías peligrosas/IMO: se requiere declaración de carga peligrosa o DGD(dangerous good declaration) y ficha de datos técnicos de seguridad o MSDS(material safety data sheet).
  •  Destinos conflictivos: licencia o autorización de exportación.
  •  Exportaciones originarias de la UE con derecho a “restitución”: certificado Agrex de exportación de productos agroalimentarios.
  •  Productos sensibles: certificados de inspección o control: sanitario, fitosanitario, tecnología doble uso, veterinario, patrimonio, etc.
  •  Lista de carga, si una expedición esta formada por varios bultos.
  • Declaración de peso verificado del contenedor o VGM (verified gross mass), en el caso de envíos de contenedor completo.

EL SEGURO EN LA EXPORTACIÓN

Es conveniente disponer de una póliza de seguro que cubra los riesgos de la operación comercial de exportación o, cuando menos, sobre el transporte de la mercancía desde las instalaciones de la empresa vendedora hasta las de la compradora.

Para seguros a la exportación puede consultarse la oferta de Cesce, que ofrece soluciones integrales para la gestión del crédito comercial.

En cuanto al seguro de transporte, en función de la regla Incoterms que pacten la parte vendedora y la compradora, corresponderá a una o a la otra la responsabilidad o conveniencia de dicha contratación.

Este seguro no solo debe cubrir los riesgos de transporte, estiba y desestiba, manipulación, almacenamiento o carga y descarga de la mercancía, sino también otros menos comunes como disturbios, huelgas o actos de piratería.

El seguro de transporte es diferente del seguro de responsabilidad del transportista, establecido en los convenios internacionales, en los que la indemnización viene limitada por el peso y el valor de la mercancía. En el contrato de seguro de transporte se dejan a discreción del titular los riesgos cubiertos, la compensación y la indemnización.

Las coberturas básicas se cubren mediante pólizas que recogen las «cláusulas ICC (Institute Cargo Clauses)», del Instituto de Aseguradores de Londres, en alguna de sus tres modalidades: A, B y C, siendo la A la que ofrece una mayor cobertura.