Cuota de mercado de Hanjin Shipping

La situación de Hanjin Shipping provoca la alerta de crisis en los mercados internacionales

La naviera Hanjin Shipping afronta unas semanas cruciales para intentar evitar la bancarrota y la intervención judicial. Su futuro depende de llegar a un acuerdo con sus acreedores para que estos acepten un plan de rescate, pero opiniones expertas desde el sector alertan de que posiblemente este plan será rechazado y la compañía quiebre provocando  una importante crisis a nivel internacional debido a que la situación va a afectar duramente a la cadena de suministro.

Las grandes compañías mundiales están preocupadas con la situación de la naviera Hanjin Shipping, que con una deuda de casi 5.000 millones de euros parece abocada a la bancarrota, opinión que comparten los expertos del sector comercial, económico y del transporte y la logística. Esta estimación no solo va a afectar a la economía surcoreana sino que provocará una crisi logística que afectará al comercio mundial en su totalidad.

Este parte de la cadena de suministro funciona por la fiabilidad de las empresas de transporte marítimo y la confianza que tengan sus clientes en ellos. Ahora mismo los buques de Hanjin empiezan  a ser secuestrados en los puertos y su entrada impedida en donde  no han atracado con el miedo de que no puedan afrontar los elevados gastos portuarios.

Hanjin Shipping es la séptima naviera más importante del mundo y gran parte de la mercancía que se dirige desde Asia al resto del mundo es cargado en su flota. Empresas como Samsung, Nike, Hugo Boss o LG usan los buques de la compañía, pero rápidamente están negociando rescisiones de contrato antes de que la situación les lleve a no poder abastecer el mercado con sus productos en la campaña navideña, lo que supondría perdidas casi irrecuperables para estas empresas. Ahora mismo se estima que unos 12.000 millones de euros en mercancía son guardados en los buques de la compañía surcoreana y sencillamente todo se podría quedar varado en las aguas, ya que no se permitiría entrar a descargar a puerto a sus buques e incluso se podía llegar a dar la situación de que ni siquiera les dejaran entrar a abastecerse de combustible o víveres ante el miedo de grandes impagos. Se avecina una crisis esta Navidad en los grandes almacenes.